Logopedia Coslada

En Clinica Wanda nos dedicamos a la evaluación, diagnóstico y tratamiento de las alteraciones de la comunicación y el lenguaje, trastornos de la voz, trastornos estructurales de las funciones orofaciales verbales y no verbales, trastornos del habla y dificultades de lectoescritura y aprendizaje. ¡Si buscas un logopeda en Coslada, estás en la clínica correcta!

Logopedia en coslada

Una intervención a tiempo es imprescindible para actuar sobre las posibles alteraciones

No dudes en ponerte en contacto con nuestros

  especialistas en logopedia

¿Por qué somos los logopedas más recomendados de Coslada

Satisfacción de nuestros pacientes

Equipo logopeda profesional

Atención Personalizada desde el primer día

El objetivo que tenemos en nuestra clínica es de  que estés  totalmente satisfechos con los todos nuestros tratamientos en nuestro Centro de Logopedia en Coslada. Intentamos conseguir una Logopedia dinámica y divertida.

Siempre tendrás en   nuestra a los mejores logopedas de Coslada.

Además, todas están colegiadas por el Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid.

En nuestro centros siempre contaras con   métodos  actualizados para desarrollar ejercicios de logopedia   de la forma adecuada. 

Logopeda infantil en Coslada

Clínica Wanda se encarga de la prevención, evaluación, diagnóstico y seguimiento de todas las dificultades relacionadas con el lenguaje infantil, tanto oral como escrito; la comunicación infantil, el habla, la audición, la voz y la deglución de los niños. Es decir, realizamos todos los tratamientos relacionados con la logopedia Infantil en Coslada.

Sabemos de la importancia del trabajo en esta etapa infantil, ya que de ello dependerá su futuro desarrollo. Por eso contamos con las mejores y avanzadas técnicas Logopedia Infantil para que se obtengan los resultados deseados. Nuestro equipo de Logopedas especialistas en la edad infantil será quienes lo realicen. ¡Si buscas logopedia en Coslada, infórmate sin compromiso!

Preguntas frecuentes sobre logopeda infantil

El ritmo de crecimiento y desarrollo no es igual para todos los niños. Cada uno tiene un ritmo de crecimiento diferente y según la estimulación recibida desde pequeño. Cuando empiezan esas primeras palabras con sentido, hay que motivarles para que el niño sienta la necesidad de comunicación con nosotros a través del habla.

 

El ritmo de crecimiento y desarrollo no es igual para todos los niños. A modo orientativo, hay cierto consenso entre pediatras y logopedas sobre la evolución del habla de niño:

 

Recién nacido. Reacciona al sonido y se asusta con el ruido. Emite gemidos.

2 meses. Cuando le habláis, sonríe y balbucea.

4 meses. Gira la cabeza hacia el sonido. Dice monosílabos (pa, le, be) .Grita para llamar la atención. Hace pedorretas.

6 meses. Se gira hacia el sonido a 40-50 cm del nivel del oído. Emite sílabas (da-da, ba-ba) y parlotea cuando le habláis.

9 meses. Localiza sonidos a un metro de distancia por encima o debajo de su nivel. Dice bisílabos (papá, mamá). Responde a su nombre y entiende algunas palabras como no y adiós.

12 meses. Su vocabulario incluye dos o tres palabras con significado además de papá y mamá Comprende más palabras.

15 meses. Su vocabulario contiene de tres a seis palabras. Es capaz de señalar una parte de su cuerpo. Entiende órdenes simples.

18 meses. Posee un vocabulario de diez-quince palabras. Imita palabras. Utiliza palabras frases (ejemplo: bobo cae) y aparece el “no”. Señala dos o tres partes de su cuerpo. Cumple órdenes sencillas. Escucha una historia, mirando los dibujos y nombrando objetos.

2 años. Su vocabulario incluye de veinte a cincuenta palabras. Usa frases de dos o tres palabras con verbo y pronombres (yo, mi, tu). Señala hasta cuatro partes de su cuerpo y nombra al menos una. Cumple órdenes con dos pasos.

Ante cualquier duda, el pediatra es el profesional más cualificado para orientaros sobre el desarrollo del lenguaje de vuestro bebé.

Los especialistas indican que el vocabulario de un niño de 2 años puede alcanzar hasta las 200 palabras y que es capaz de realizar frases sencillas de unas tres o cuatro palabras. Generalmente, a los 2 años los niños pueden expresarse con frases de dos o más palabras y cada vez hablan más y lo hacen mejor. ¿Qué pasa cuando éste no es el caso?

 

En la mayoría de los casos, si un niño o niña de 2 años no habla lo suficiente, se trata de un retraso leve que debemos abordar. No obstante, conviene que te hagas estas preguntas:

 

– ¿Sabe realizar pequeñas tareas que le pides, como darte su biberón, a partir de los 18 meses?

– ¿Señala los objetos que quiere obtener, como galletas, pelota…?

– ¿Ya dijo algunas palabras y ha ido progresivamente perdiéndolo?

– ¿No termina de aumentar su vocabulario y no entiende correctamente lo que dices?

Diferentes especialistas sitúan en aproximadamente el 5% de los niños (1 de cada 20 niños) en edades de 2 a 5 años la incidencia  en el desarrollo de tartamudeo durante su infancia. Esta situación puede prolongarse desde varias semanas a varios años.

 

Para un pequeño número de niños, el tartamudeo no desaparece y puede empeorar. Esto se denomina tartamudeo del desarrollo y es el tipo más común de tartamudeo.

 

En las primeras fases de desarrollo del niño, entre los 2 años y medio y los 5, es normal que haya problemas de tartamudeo. Cuando se repite en varias ocasiones a lo largo del tiempo, es cuando conviene consultarlo con el/la logopeda.

¿Te ayudamos?

Logopeda para adultos en Coslada

Nuestra clínica de Coslada ofrece atención personalizada a los adultos y enfocada a todas las necesidades de logopedia que el paciente necesite. No dudes contactarnos para conocer su problema.

Preguntas frecuentes sobre logopeda para adultos

Sí. Es recomendable primero ir a un otorrino para que determine si hay lesiones o no, y si lo recomienda, es necesario que se empiece con el tratamiento de logopedia para aprender a no forzar la voz así como mejorarla, cosa que ocurre en un 90% de los casos.

Los problemas que el logopeda puede mejorar, previa recomendación de un dentista, están relacionados en la mayoría de los casos con la deglución, tragar los alimentos de forma correcta; o preparar los músculos como complemento a un tratamiento de ortodoncia.

Depende de la patología. Los tratamientos para trabajar la lectura y la escritura se consideran los más largos, ya que es un proceso largo y complejo, tenemos que ser pacientes y no desesperar. En los niños con problemas de pronunciación dependerá también de los diferentes tipos de  fonemas que no pronuncia. Los cambios empiezan a notarse de forma paulatina, teniendo en cuenta que en cada caso es diferente.