Trastornos psicomotores​ en niños

Clínica de Psicología en Coslada

Psicólogos Sanitarios con experiencia en atención individual.

Orientación congnitivo-conductual.

Especialistas en psicología infantil

TRASTORNOS PSICOMOTORES EN LA INFANCIA

Es una alteración llamativa de la adquisición de los hitos del desarrollo motor que puede observarse en los niños más pequeños en acciones cotidianas como es atarse los zapatos, mantener el equilibrio, gatear o caminar, abrochar camisas, ponerse una camiseta, sentarse, coger objetos pequeños… En los niños más mayores estas dificultades motoras puede manifestarse en acciones como jugar a la pelota o hacer algún tipo de deporte, escribir, hacer un puzle, etc.

Este trastorno psicomotor suele manifestarse claramente cuando el niño trata comienza a realizar algunas tareas como gatear, correr, vestirse (especialmente si tiene botones), jugar a la pelota u otros deportes o utilizar los cubiertos para comer. En ese tipo de acciones se puede observar la gran dificultad que tiene el niño para llevarlas a cabo.

Aún no se conocen muy bien las causas que pueden generar estos problemas de coordinación. Hay teorías que afirman que simplemente estos niños no son hábiles en esta faceta, al igual que a otros niños se les puede dar mal las matemáticas o los idiomas. Otras teorías defienden que el problema está en los canales sensitivos y en el procesamiento de la información del ambiente, es decir, en los sentidos (vista, tacto…) y cómo interpretamos dicha información.

Se estima que alrededor de un 6% de los niños presentan un trastorno del desarrollo de la coordinación.

Lo mejor en estos casos es potenciar las actividades físicas y realizar un entrenamiento motor perceptivo, es decir, combinar ejercicios en movimiento con tareas que les hagan pensar y estar atentos, como ejercicios matemáticos o leer instrucciones. Las actividades físicas les sirven por un lado para mejorar la coordinación y, por otro, para no ganar peso (algo frecuente en niños con este trastorno puesto que tienden a evitar ejercicios o juegos en los que tengan que ser ágiles a nivel motor).

Finalmente, y como en la mayoría de trastornos que afectan a niños, es muy importante trabajar con la familia temas como los refuerzos positivos, tratando de evitar regañarles cuando cometan errores, o fomentar un buen ambiente familiar donde el niño se sienta apoyado por sus padres.

Contáctanos y juntos encontraremos solución a vuestros problemas